June 21, 2018

DANIEL LEYVA

“La enfermedad de este señor era muy extraña. Su cara se enrojece, se hinchaba y elimina pus por los ojos, causándole mucho dolor. Ningún médico estaba dispuesto a ayudarlo. Cuando llegó a mi consultorio, el señor me pidió ayuda a gritos. Inmediatamente, al verlo, pensé en uno de mis remedios favoritos: cataplasma de la tierra curativa en la zona afectada y también al vientre, riñones e hígado para bajar la inflamación. El resultado fue casi instantáneo: el paciente se quedó profundamente dormido, algo que no sucedía por muchos días. Enseguida iniciamos el proceso de recuperación mediante una limpieza del sistema digestivo, regulación de la temperatura corporal y la activación de las eliminaciones de desechos del colon de manera permanente, también el uso de los baños de diferentes tipos con agua pura. En solo un mes de tratamiento, el señor Daniel logró obtener su salud completa mediante profundos cambios en su estilo de vida, entre otras terapias que también se le aplicaron”